viernes, 25 de mayo de 2012

El Plan de Agua Prieta y la caída de Carranza

El Plan de Agua Prieta fue un pronunciamiento en contra del presidente Venustiano Carranza en el año de 1920. Por el curso que dio a su política, el gobierno carrancista había perdido numerosos adeptos entre los militares. La fuerza del pronunciamiento, surgido en Sonora, obligó al presidente a abandonar la ciudad de México, siendo asesinado en el pueblo de Tlaxcalaltongo.





                                  Adolfo de la Huerta
                                  es.wilipedia.org


El gobierno de Venustiano Carranza

Como presidente constitucional, Venustiano Carranza emprendió una serie de medidas que lo fueron alejando de los generales que llevaron al poder al constitucionalismo. Por ejemplo, formó su gobierno con abogados y administradores que no provenían de las filas revolucionarias, y uno de los principales jefes revolucionarios, Álvaro Obregón -pensando en la sucesión de 1920 y quizá vislumbrando el descrédito de Carranza- renunció muy pronto a la secretaría de Guerra y Marina para irse a cultivar la tierra a Sonora.

El incumplimiento de las leyes agrarias fue otro motivo de descontento, tratando de reactivar la economía Carranza permitió el traslado de las antiguas haciendas porfiristas a manos de una nueva clase propietaria surgida de las filas del ejército constitucionalista. Por lo tanto, el reparto agrario seguía siendo una promesa no cumplida.

La sucesión presidencial

La cuestión de la sucesión presidencial comenzó a enturbiar el ambiente, por lo que el presidente tuvo que pedir paciencia a la clase política apenas iniciado el año de 1919. Sin embargo, para el mes de junio el general Obregón publicó un manifiesto en el que se lanzaba como aspirante a la presidencia con propuestas contrarias a la política de Carranza. Por su parte, otro general de prestigio, Pablo González, anunció también sus aspiraciones presidenciales.

Un poco después comenzó a circular el rumor -que se confirmaría más tarde- de que el gobierno de Venustiano Carranza tendría como candidato oficial al ingeniero Ignacio Bonillas, un civil que fungía como embajador de México en Washington.

De los tres candidatos el más popular era sin duda Obregón, en cuanto al apoyo presidencial a Bonillas se ha llegado a considerar que fue una treta de Carranza para provocar que Obregón y González se alzaran en armas y quedaran descalificados.

El Plan de Agua Prieta

En este ambiente político surgió el conflicto entre el estado de Sonora, gobernado por Adolfo de la Huerta, y el gobierno federal. A una disputa sobre los derechos acerca del río Sonora -entre la federación y el estado de Sonora- le siguió un diferendo por el nombramiento del general Diéguez como Jefe de Operaciones del Pacífico.

La presencia de Diéguez -incondicional de Carranza hasta entonces- fue vista como una intromisión para someter al principal núcleo obregonista. Conforme el problema se agravaba el general Plutarco Elías Calles -otro hombre fuerte de Sonora- se ofreció a defender al estado de una posible agresión de las fuerzas federales.

Rota toda posibilidad de mantener la paz, el gobernador Adolfo de la Huerta nombró jefe militar al general Calles, quien el 23 de abril de 1920 proclamó el Plan de Agua Prieta, mediante el cual se desconocía al presidente de la república.

Después los hechos se sucedieron rápidamente, los generales adictos a Carranza lo fueron abandonando. Al no contar con una fuerza militar de importancia y ante el inminente ataque a la capital el presidente no tuvo más remedio que abandonar la ciudad de México tratando de llegar a Veracruz. Finalmente, en la noche del 20 de mayo de 1920 fue acribillado en el pueblo de Tlaxcalaltongo.

La muerte de Carranza significó el triunfo del Plan de Agua Prieta, un pronunciamiento que casi no tuvo enfrentamientos militares. Adolfo de la Huerta fue designado presidente provisional con la misión de pacificar al país y convocar a elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada