jueves, 4 de octubre de 2012

Valentín Gómez Farías y la Reforma liberal de 1833


El año de 1832 comenzó en México con un levantamiento en Veracruz que fue apoyado por Antonio López de Santa Anna. El pronunciamiento fue secundado en otras regiones y a fines de año Anastasio Bustamante debió dejar la presidencia en manos del moderado Manuel Gómez Pedraza quien, aunque había sido elegido presidente años atrás, no había podido cumplir con su mandato constitucional. Para inicios de 1833 el Congreso comenzó a ser dominado por los liberales y Antonio López de Santa Anna era el más viable candidato para suceder a Gómez Pedraza en el gobierno de México.


                   
                                            Valentín Gómez Farías
                                             www.redescolar.ilce.edu.mx




Valentín Gómez Farías asume la presidencia

En las elecciones de marzo de 1833 Santa Anna fue elegido presidente y Valentín Gómez Farías -un reconocido político de ideas progresistas que había actuado en favor de Gómez Pedraza meses antes-  resultó electo vicepresidente. El día 1 de abril se presentó Gómez Farías a asumir la presidencia, pues Santa Anna, argumentando una enfermedad, permanecía en su hacienda de Manga de Clavo, cerca del puerto de Veracruz.

Gómez Farías era un médico de Jalisco que se había iniciado en la actividad pública en Aguascalientes allá por 1820. Compartía el mismo ideario político de José María Luis Mora, Francisco García y Manuel Crescencio Rejón. Al tomar la presidencia, con un Congreso dominado por los liberales y con la supuesta anuencia de Santa Anna, creyó que era tiempo de imponer una serie de reformas para transformar al país.


Las Reformas que se realizaron

Gómez Farías estuvo en el gobierno un año, lapso en el cual dictó una serie de decretos tendientes a debilitar el poder económico de la iglesia y la influencia del ejército. Algunas de las reformas fueron:

  • Creación de tres batallones de cívicos -es decir, guardia nacional- en la ciudad de México. Esto causó disgusto en el ejército.

  • Se suprimió la Universidad y se ordenó el arreglo de la educación pública en todos sus ramos. Algunas fincas y fondos de la iglesia fueron expropiados para financiar la educación.

  • Se prohibió a los religiosos de las Californias -Alta y Baja- el cobro por sus servicios religiosos.

  • Se publicó una ley para desterrar del país a los desafectos al gobierno. Debido a esto fueron expulsadas de México 51 personas. Se ha considerado que esta ley -que se le llamó la "Ley del Caso" por su ambigüedad- fue autoría de Santa Anna.

  • Se expropiaron los bienes de los misioneros de Filipinas que ya no vivían en el país.

  • Se decretó el cese de la obligación de pagar el diezmo a la iglesia.

  • Se expidió la ley que permitía al gobierno disolver cualquier cuerpo del ejército que se hubiera sublevado contra las autoridades actuales. 

  • Se decretó que los curatos fueran provistos de sacerdotes tal y como se acostumbraba en el tiempo de los virreyes. Es decir, el gobierno se reservaba el derecho de designar a los sacerdotes de los curatos.



El fracaso de las reformas

Como puede observarse, Gómez Farías -que comenzó a ser llamado "Gómez Furias"- emprendió una transformación social del país a costa de los privilegios del clero y del ejército, por lo que en poco tiempo tuvo a estos dos grupos en su contra. La opinión pública se volcó contra él y comenzaron a ocurrir pronunciamientos, en varios de éstos participaban curas descontentos.

Personas influyentes del clero y del ejército estaban en constante comunicación con Santa Anna urgiéndole su intervención. La primera asonada contra el gobierno ocurrió en Morelia en mayo de 1833. Las fuerzas acantonadas en esa población se insurreccionaron con el plan de "Religión y fueros", exigiendo respeto a la religión y el mantenimiento de los privilegios del clero y el ejército.

Gómez Farías, que para entonces perdía el apoyo de los liberales más moderados, conseguía sostenerse en el gobierno a pesar de las continuas revueltas en su contra. A comienzos de 1834 Santa Anna decide intervenir, le retira su apoyo al gobierno reformista, viaja a la ciudad de México y en abril asume la presidencia que constitucionalmente le correspondía. En los siguientes meses se dispone la suspensión de los decretos emitidos por Gómez Farías, con excepción del relacionado con la supresión del diezmo.

Para evitar la acción del Poder Legislativo, Santa Anna actuó resguardando las instalaciones del Congreso con elementos del ejército y convocó a un nuevo cuerpo legislativo para proceder a una revisión del sistema de gobierno que debía imperar en México. Con esto se estaban dando los primeros pasos para abandonar el federalismo.




4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. De verdad que somos tontos. Nos dejamos llevar por las opiniones de otros(ejem..la Iglesia) y no vemos más allá de nuestra nariz. Ciertamente no hemos cambiado nada, pues la mayoría sigue prefiriendo no pensar por sí solos.

    ResponderEliminar